PRESENTAN COLECCIÓN DE DOCUMENTOS Y SELLOS DE EL SALVADOR EN EL SIGLO XIX

sellos el salvador

El Secretario de Cultura de la Presidencia, Dr. Ramón Rivas, presentó hoy (9 de diciembre de 2014) una colección de documentos y “Sellos de El Salvador en el Siglo XIX” de gran valor histórico para El Salvador.

Los documentos datan de la epoca de la colonia, según explicó Carlos Aguiluz, subdirector del Archivo General de la Nación (AGN). Asimismo, explica que los sellos postales fueron donados AGN en el 2013 por el filatelista, Carlos Quintanilla, y su emisión oscila entre los años  1867 a 1899 y reflejan una serie de paisajes, lugares, eventos y otros casos singulares de la sociedad de aquella época, una que estaba a medio camino de pasar a ser rural a la urbanidad de los grandes avances científicos y tecnológicos que permeaban desde las nacientes potencias industriales.

“La información que hoy se presenta es inédita, de primera mano y es una riqueza histórica de mucho valor para investigadores y académicos”, manifestó el Dr. Ramón Rivas, secretario de Cultura.

Agregó: “Es de valor histórico trascendental para la vida de la República, porque se puede encontrar en detalle los sucesos de lo que en un momento la historiografía liberal clásica de El Salvador llamó Segundo grito de Independencia”.

Los documentos que conserva el AGN contienen correspondencia del Intendente Corregidor José María Peinado, la cual data de los años de 1813 y 1814; y otros pertenecen a la época colonial como los testimonios de las Tazaciones de Sonsonate de 1796, censos de españoles, ladinos de Ahuachapán y otros pueblos de 1810, solitud de indios del común de Ataco y Tacuba, entre otros.

La Directora General de Correos de El Salvador, Licda. Elsa Margarita Quintanar, expresó: “Es un orgullo participar en esta muestra filatélica y que nuestras generaciones puedan  conocer este fragmento de la historia”.

Asimismo, el filatelista Carlos Quintanilla dijo: “Agradezco a la Secretaría de Cultura por dar a conocer esta colección y que no va a permitir que se olvide; sé que está bien resguardada, tengo la confianza que gracias a ella surjan nuevos coleccionistas de sellos postales en las futuras generaciones”.

Estos documentos son una herramienta para que los investigadores nacionales e internacionales puedan iniciar líneas de investigación que permitan conocer más los procesos sociales y culturales de esa época.

Fuente: http://www.cultura.gob.sv/component/k2/item/3390.html
Anuncios

EMISIÓN DE SELLOS POSTALES: SAN JUAN BAUTISTA, PATRONO DE LA ORDEN MILITAR DE MALTA

EMISIÓN DE SELLOS POSTALES: SAN JUAN BAUTISTA, PATRONO DE LA ORDEN MILITAR DE MALTA

Fecha de emisión: 18 de junio de 2012
Tiraje total: 100.000 sellos
Valor de la serie: $2.00 (2 motivos)

El primer motivo es alusivo a la Catedral San Juan Bautista de Chalatenango, considerada una joya arquitectónica, que tiene como patrono a San Juan Bautista; donde en 1987 se colocó una placa para conmemorar los 200 años de su existencia.

El segundo sello representa la imagen de San Juan en la parroquia Monte San Juan del Departamento de Cuscatlán. Dicha iglesia se edificó en una elevación del paraje conocido como los “Los Majanos” el 5 de junio de 1964.

sello Juan Bautista

ES COMO GUARDAR LA HISTORIA EN PAPELITOS

“ES COMO GUARDAR LA HISTORIA EN PAPELITOS”

Pareciera que no hay un solo tema que se haya librado de aparecer en los sellos postales. Ellos llevan a los coleccionistas a emprender un viaje por el mundo y a conocer sobre geografía. Es como recorrer la memoria histórica de un país.

Morena Rivera
Fotos: Jorge Colindres

estampillasESEn sus horas libres los clasifican, los pegan en los álbumes, los mueven con pinzas, los examinan con lupa, los intercambian, admiran sus diseños y hasta rastrean la información que esconde cada uno de ellos.
A los filatelistas les parece más bien una actividad tranquila que los relaja en el calor del hogar y los saca del mundo estresante de la vida diaria. “Es una actividad para calmar.
Los cambio, los muevo de lugar, y eso me entretiene”, relata José Luis Alonzo, un coleccionista enamorado de este arte.

Porque la filatelia y la colección de sellos postales también es eso: arte y cultura. A través de esos papelitos que se descubren adheridos en las esquinas de las cartas domiciliares se cuenta la historia de un país: su situación política y económica, su arqueología, su fauna, sus construcciones y hasta sus eventos de belleza.

Armando González Escobar, miembro de la Sociedad Filatélica de El Salvador, con treinta años de experiencia, posee entre sus álbumes uno que cuenta de forma cronológica el vaivén de los mundiales. Desde el primero celebrado en Uruguay, en 1930, hasta el último realizado en el 2002.

Por medio de las estampillas también dice enterarse de las capitales y de las monedas de los países, de los pintores, de los científicos y de los escritores. Por muchos años fue dueño de una colección de pinturas que un día decidió regalar e intercambiar entre los jóvenes filatelistas.

José Luis Alonzo guarda entre su colección el primer sello que se emitió en El Salvador, cuando transcurría 1867. Se trata de un arte grabado a mano en donde se aprecia un volcán humeante y donde cinco estrellas alrededor de su cúspide forman un semicírculo.

“El historiador Jorge Lardé y Larín dijo que podía ser el volcán de San Miguel o el de San Salvadlor, pero en esa época el que emanaba esas fumarolas era el de San Miguel y el de Izalco”, dice Alonzo luego de haber investigado sobre el tema.

estampillasESJosé Luis Alonzo.

En ese año se emitieron cuatro ejemplares de diferentes valores: de medio real, de uno, de dos y de cuatro reales. “De esa forma se pagaba en esa década y ahora eso es parte de la historia”, detalla Alonzo.

Para el antropólogo Gregorio Bello Suazo, director del Museo David J. Guzmán, el valor monetario, accesible para los filatelistas, no puede compararse con lo impresionante de su valor cultural. Él cree que los sellos postales sirven como evidencia de que en una época sucedió un acontecimiento importante.

En ellos se han reflejado sucesos como la participación de las mujeres en la independencia del país y hasta los 150 años de la ciudad de Santa Tecla. “Las estampillas hacen que la memoria continúe a pesar del paso del tiempo”, considera el antropólogo.

Filatelia con un mensaje

El vicepresidente de la Sociedad Filatélica de El Salvador, José Luis Cabrera, lleva 55 años ensimismado en la filatelia. Primero comenzó a coleccionar del país, del que dice tener unos 3,000 sellos diferentes, así como de Alemania, España, y de deportes y religión.

Ahora se sumerge también en la arqueología mesoamericana y sigue consiguiendo los ejemplares a través de intercambios en el extranjero, compras de las nuevas emisiones en el Correo y en las reuniones de la Sociedad durante los fines de semana.
Hugo Mario Córdova, director General de la Dirección General de Correos, cuenta que se emiten unas diez series en el año. Entre éstas se tienen las conmemorativas (para celebrar aniversarios); las propias, que son temas decididos por ellos, y las libres, que se dejan para cualquier solicitud imprevista.

El diseño artístico de las estampillas, dice Córdova, se ha ido cambiando en los últimos tres años. Atrás quedaron aquéllas en las que sólo se plasmaba el número si era el aniversario de una organización, por ejemplo. Ahora se refleja el trabajo que esa entidad hace por el país.

Eso tiene más valor filatélico porque los coleccionistas quieren arte, diseño y también mensaje, cree Córdova. “Nosotros queremos guardar la historia en estos papelitos”, dice José Luis Alonzo mientras va sacando sus álbumes, donde descansan sus temas preciados: El Salvador, vírgenes, iglesias, fútbol, aves y flores.

estampillasES

José Luis Cabrera y su pasión.

Él también guarda los boletines que se emiten junto a las series, los errores, las postales, las máximas (postales junto a la estampilla con el mismo motivo), los sobres de primer día, los bloques de cuatro estampillas y una colección de sobres que circularon desde el siglo antepasado.

Armando González Escobar también guarda postales antiguas, entre ellas una de 1908 que fue de El Salvador a París y otras de 1906 enviadas de Suramérica a Suchitoto durante un viaje emprendido en barco. “Primo, te aviso que vamos bien.

Estamos ahora en un puerto de Venezuela”, dice el mensaje en una de ellas.

Esa disciplina y esa búsqueda de los filatelistas, unos 300 a nivel nacional, ha hecho que la disminución de la correspondencia domiciliar, el 15% en los últimos cinco años, y la proliferación del correo electrónico no amenacen esa afición que tiene su arraigo en la tradición familiar.

A juicio de Córdova, el correo electrónico sólo ha afectado el franqueo, pero no la inclinación por la colección, pues se trata de un tema de valor, de cultura, de fomento y de interés personal.

filateliacorreos

José Guadrón, diseñador gráfico de Correos, dibuja los artes de las estampillas.

Los filatelistas creen que la nueva tecnología no les impacta su sed de colección; es más, el correo electrónico les sirve para extender sus contactos e intercambiar a nivel internacional.

José Luis Alonzo tenía doce años el día que su padre le regaló la colección de estampillas que él había acumulado por muchos años. Ahora busca inculcar a sus hijos el amor por la filatelia y cada vez que puede los invita a desarrollar esa actividad relajante.

Estampillas viajan por el mundo

La dirección Nacional de Correos tiene adscritos a su cuenta unos 673 filatelistas nacionales y extranjeros que adquieren las series cada vez que se emite una nueva. Entre ellos hay unos 300 salvadoraños y el resto son de España, Holanda, Israel, Estados Unidos, Honduras, Panamá y Bélgica.
La mayor cantidad de sellos postales es adquirida por la Unión Postal Universal (UPU) y el resto se distribuye entre la Unión Postal América España y Portugal (UPAEP), el franqueo y las que son compradas por los filatelistas.

El primer sello postal

El libro “Filatelia temática”, de Luciano Louro Piñeiro, cita que el primer sello del mundo circuló por privera vez el 6 de mayo de 1840. Su creador fue el inglés Rowland Hill y tenía el valor de un penique.
Debido a que era de color negro fue conocido más tarde como “penny black”, es decir “penique negro”. Este sello era imperforado y tenía plasmada la efigie de la reina Victoria de Inglaterra.
En España, la primera emisión de sellos apareció el 1 de enero de 1850, mientras que en El Salvador éstos circularon el 1 de marzo de 1867.

Fuente: http://www.elsalvador.com/hablemos/2005/130205/130205-6.htm
13 de febrero de 2005

XX ANIVERSARIO DE LA FIRMA DE LOS ACUERDOS DE PAZ

boletin-ACUERDOS-DE-PAZ

EMISION DE SELLOS POSTALES: XX ANIVERSARIO DE LA FIRMA DE LOS ACUERDOS DE PAZ

Fecha de Emisión: 24 de marzo de 2012
Tiraje total: 100.000 sellos de $1.00 cada uno
Tamaño: 35mm x 40mm
Valor de la serie: $2.00 (2 motivos)

A partir de 1992, el 16 de enero de cada año se celebra uno de los acontecimientos mas importantes de la historia de nuestro país, fecha que nos sirve para recordar la Firma de los Acuerdos de Paz que se realizóen el castillo de Chapultepec, Mexico.

sellos-ACUERDOS-DE-PAZ

SELLOS POSTALES: MITOS Y LEYENDAS DE EL SALVADOR

La Dirección General de Correos El Salvador dependencia del Ministerio de Gobernación realizó el Lanzamiento de Emisión de Sellos Postales denominados UPAEP 2012 “Mitos y Leyendas de El Salvador”.

Esta emisión consta de 100.000 sellos postales que viajarán por 192 países alrededor del mundo, la serie consta de dos motivos diseñados,  con un valor de $ 2.00 la serie.

mitos1 mitos2

Fuente: Secretaría de Cultura de El Salvador