EL FERROCARRIL EN EL SALVADOR


tren-el-salvador-03

El 28 de Marzo de 1882, desembarcaron en el antiguo Puerto de Acajutla, procedentes de Inglaterra, las locomotoras que darían vida al más novedoso medio de transporte de El Salvador a finales del siglo XIX: el Ferrocarril.

El Diario Oficial publicó el día 12 de Mayo de 1882: “El retumbar de la máquina era un sonido ensordecedor, que asustaba a los curiosos, que entre asombros y risas veían como la locomotora se movía con lentitud, echando grandes cantidades de vapor”, hecho que aconteció unos días antes a la esperada inauguración del servicio ferroviario.

La llegada del ferrocarril al país fue concebida como el despertar de la actividad comercial e industrial, que estimulaba el trabajo y el espíritu emprendedor de las empresas, lo que se consideró como una clara señal de progreso para El Salvador.

Fue el 4 de Junio de 1882, que el Presidente Rafael Zaldivar inauguró oficialmente el servicio del ferrocarril, con la llegada a Sonsonate de la primera locomotora que conducía un convoy de pasajeros y carga. [1]

En esos primeros años surgieron dos tramos: Sonsonate-Sitio del Niño-Santa Ana, cuya construcción fue autorizada el 31 de julio de 1882; y San Salvador-Santa Ana, creado por Decreto Legislativo del 14 de marzo de 1894; y del cual surgió el trayecto San Salvador-Sonsonate-Santa Ana. En el mes de diciembre de este mismo año, fue concedida la explotación de este trayecto a The Salvador Railway Company Limited. El oriente del país tuvo su línea hasta el 20 de agosto de 1912, entre Puerto de Cutuco-San Miguel, el cual conectó con San Salvador el 1 de mayo de 1920. Todas las líneas hacían un canal seco que conectaba con Puerto Barrios, que funcionó hasta los años 1980.

Sin embargo, a causa de los tantos problemas que llegó a enfrentar en las últimas décadas el ferrocarril, principalmente su insostenibilidad, falta de inversión para el mantenimiento de las vías y el conflicto armado que golpeó al país en la década de los 80, el sistema ferroviario suspendió las operaciones en el mes de octubre de 2002. [1]

Sin embargo, estuvo en funcionamiento desde el 1 de octubre de 2007, hasta el 20 de agosto de 2012 entre la estación de FENADESAL, al oriente de San Salvador, y el municipio de Apopa.[2]

Los planes de la empresa son reanudarlo a nivel nacional dentro de un período no determinado.

antigua estación de la Internacional Railways of Central America (IRCA), donde hoy están ubicadas las oficinas de FENADESAL, es como una especie de cápsula del tiempo, pues en su interior se ha conservado gran parte de la historia del ferrocarril en El Salvador.

En ese sitio se encuentran muchos objetos que la compañía utilizó en los años que operó en el país, como teléfonos, máquinas de escribir, imprenta, relojes, muebles, fotografías, planos y documentos.

Con todo esto, la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), autónoma a la que está integrada FENADESAL, tiene el plan de construir un museo. [3]

 

[1] http://www.fenadesal.gob.sv/contenido.php?cont=52&id=87

[2] http://www.diariocolatino.com/es/20071001/nacionales/47669/

[3] http://www.laprensagrafica.com/2013/11/29/planean-crear-un-museo-del-tren